Asesinos

Asesinos
7.3
1933. Corea está ocupada por los japoneses. Un grupo de exiliados rebeldes planea matar a un comandante nipón, pero la única asesina que puede hacerse cargo de tan delicada tarea está en la cárcel. La resistencia se dispone a sacarla de prisión, cuando un espía alerta a los japoneses, acelerando un entramado de traiciones.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080P Español Latino 25/05/2021 1.59 GB 115 Descargar

También te puede interesar

Deadwind

Crimen Drama
6.7

Apenas unos meses después de una trágica pérdida, la detective Sofia Karppi investiga el asesinato de una mujer vinculada a una empresa de construcción de Helsinki.

The Equalizer (El protector)

Acción Crimen Suspense
7.2

Robert McCall, un antiguo agente de la CIA que lleva ahora una vida tranquila, abandona su retiro para ayudar a Teri, una joven prostituta que está siendo explotada por la mafia rusa. A pesar de que aseguró no volver a ser violento, contemplar tanta crueldad despertará en Robert un implacable y renovado deseo de justicia...

#Vivo

Acción Suspense Terror
7.4

La rápida propagación de una infección desconocida provoca el caos absoluto en una ciudad. Sin embargo, un ciudadano que vive completamente solo logra permanecer al margen de ella. Esta es su historia.

Su último deseo

Drama Suspense Thriller
4.9

En el punto de inflexión del asunto Irán-Contra, Elena McMahon, una intrépida periodista de investigación que cubre la campaña presidencial estadounidense de 1984, se pone en peligro cuando abandona la tarea que se le ha asignado para cumplir el último deseo de su padre enfermo, un hombre misterioso cuyas actividades pasadas ella apenas conoce… Su último deseo Critica: La película es verdaderamente un fiasco. No atrapa, porque uno permanentemente tiene que hacer un enorme esfuerzo mental para encontrar conexiones entre personajes, lugares y situaciones que carecen de sentido, así como se las presenta. En una buena historia, que te atrapa, uno simplemente quiere que siga, aunque no entienda cada cosa, porque confía que en el momento justo se le revelará lo necesario. No ocurre eso aquí. El espectador pone toda su buena voluntad pero nunca encuentra recompensa, no entretiene. No conozco la novela pero se supone que la protagonista debe inspirar admiración por su coraje y la pureza de sus valores, al tiempo que está tensionada por impulsos opuestos. Lo que realmente no cierra es que la periodista abandone la cobertura de la campaña presidencial para ayudar a su padre enfermo, que la abandonó de niña, a llevar a cabo un negocio de venta de armas. Lo hace por volver a Centroamérica, a buscar una historia? No es muy creíble. Más que valiente, parece todo el tiempo una mujer asustada. Tan inteligente es, que a cada momento se está dando cuenta tarde de las cosas que ocurren. Su final mismo sorprende, pero en realidad forma parte de la incongruencia en que consiste la historia. Con un guión tan malo, ninguna actuación puede lucirse. Ni en los papeles principales ni tampoco en pequeños roles. Visualmente no tiene nada atractivo. Tampoco la banda sonora. No hablemos de recreación de época, muy difusa, mezcla elementos de los 80 con estética de los años 50. No llega a darnos ni un momento concreto ni un lugar concreto. Washington no se huele, Centroamérica es apenas un lugar común. Por último, el aspecto de madre de la protagonista no termina de dar en la diana. No abandona a su hija pero la tiene al margen de su vida. Resumiendo: una película que no vale absolutamente la pena. Hace mucho que no veía una tan francamente mala. Me siento digamos que estafada por Netflix. No creí que pudiera hacer producciones de tan baja calidad, con un pr esupuesto no demasiado magro.

Home Before Dark - Las crónicas de Hilde Lisko

Drama Misterio
7.6

Una joven de Brooklyn comienza a investigar un caso sin resolver cuando visita a su padre, que vive en una pequeña población cuya comunidad ha cerrado el asunto.

El clan

Crimen Drama Historia Suspense Thriller
6.6

La historia se basa en el caso policial del Clan Puccio, que conmocionó a la sociedad argentina a principios de los 80. Tras la aparente normalidad de los Puccio se oculta un siniestro clan dedicado al secuestro y al asesinato. Arquímedes, el patriarca, lidera y planifica las operaciones. Alejandro, el hijo mayor, estrella de un club de rugby, se sirve de su popularidad para no levantar sospechas. Los demás miembros de la familia son cómplices en mayor o menor grado de los crímenes del clan y viven de los beneficios obtenidos de los rescates que pagan los familiares de los secuestrados. El clan Critica: Produce espanto y perplejidad presenciar cómo una sociedad puede estar tan enferma, tan corrompida, tan amoral y tan echada a perder que acaba asumiendo e integrando en la cotidianidad más repulsiva una cadena de crímenes contra la libertad individual, contra la convivencia cívica, contra el sentido común, por permitir que la criminalidad se adueñe del día a día, por no mover ni un dedo para restablecer el orden y la coexistencia pacífica entre los semejantes. Cuando el horror se vuelve cotidiano, parece que cualquier excusa es válida (la necesidad de dinero, la envidia por el que tiene más que uno mismo, la supuesta injusticia de haber perdido el poder, las diferencias ideológicas, etc.) para cometer cualquier delito en beneficio propio, sin importar sus consecuencias. Convivir con la crueldad, la infamia, la ignominia, la extorsión, la barbaridad nos vuelve insensibles a las atrocidades. Cuando privamos al otro de cualquier derecho y dignidad porque piensa diferente, porque tiene más, porque nació en la riqueza o tuvo la gracia del talento, entonces se desencadenan cataclismos que resultan casi imposibles de domeñar. Y se desarrolla una ceguera pavorosa ante la crueldad e insensibilidad de toda actuación, fijándose sólo en los fines pero omitiendo la sangrante inhumanidad de los medios. Cuando creemos tener derecho a algo nos da igual que la ley no esté de nuestra parte: nosotros somos la ley o la reescribimos a nuestro antojo con tal de sacar tajada y saltarnos todo control, toda cortapisa, todo límite, por aberrante y cruel que nos volvamos. Estamos ante un hecho verídico situado en la Argentina de los años ochenta, pero su validez trasciende aquella época y aquella geografía hasta devenir en metáfora universal. El momento y el país parecen anecdóticos – aunque no lo sean nunca y no debemos olvidar que todos somos responsables del momento presente que vivimos – pero está tan bien reflejado que produce la malsana sensación de estar asistiendo a un documental sobre el enfermizo y calamitoso comportamiento de personas enfermas de violencia, de armas, de vanidad, de rango, de impunidad o de ambición y que atropellan a sus semejantes en beneficio propio. Cerrar los ojos parece la solución: lo que no vemos, no existe. Y nos sentimos limpios. Además del aterrador tono monocorde, atroz y lacerante que le imprime su director, Pablo Trapero, hay que destacar sobre todo la actuación portentosa de Guillermo Francella, un actor de una ductilidad camaleónica y de una efectividad infalible. Su mirada y su gesto espantan y su poderosa creación pasará a la historia de la feroz villanía vulgar y corriente. Muy desasosegante.